Feminazis, flaco favor a las mujeres.

por

Mi álter ego está caprichoso y hoy tiene un sarcasmo que no le cabe en el pecho. No sé si escribir sobre las Feminazis ayuda a mi yo pasional pero, al menos, me entretiene y aleja mi mente unos minutos de toda esta pandemia de vídeos inútiles de Youtube (Mi canal aquí) y de Facebook (Mi Fanpage aquí).

Seguro que algunas Feminazis van a estar que trinan con lo que aquí pueda decir, ya sea para bien o para mal, porque tienen esa facilidad para enloquecerse cuando un hombre habla de las mujeres. Ya ni te cuento cuando sale un anuncio (nada acertado) en el que una marca de aspiradoras usa el día de la madre a modo de eslogan machista. Si es que estamos intentando apagar el fuego con gasolina. Si las pequeñas cosas te afectan tanto como para producirte una urticaria insoportable y padeces de hombrefobia”… bienvenida, eres una Feminazi.

aspiradora

El término Feminazi se empezó a utilizar en la década de los 90 con un significado bien distinto de lo que entendemos hoy en día o del uso que le damos. Husmeando por Internet (no sólo veo vídeos inútiles en Youtube) leí que “el término Feminazi nació en EE.UU. como una reacción de la derecha radical para coartar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.” Seguir Leyendo

Pokemon Go el fin de la raza humana

por

Esta es de esas veces en las que te digo “DALE AL PLAY” porque ninguna explicación puede ser más acertada que la del vídeo que aquí te pongo.

Sí, hacía tiempo que no aparecía por mi blog porque esto de viajar a veces me nubla los dedos y no me deja conectar con mi teclado.

Pero ayer, cuando me vi rodeado de miles de zombies o caminantes sin alma enganchados a un móvil, recordé que más vale que me enganche reenganche a otro tipo de hobbies, como por ejemplo escribir.

zombies

Tengo que decir que nunca había estado rodeado de tanta gente conectada a lo mismo o, más bien, desconectada del mundo real.

Seguir Leyendo

Tú qué preferirías

por

Pasan los años y puede que nos hagamos más viejos, vivamos en otros países, cambiemos los trabajos, lo dejemos con una tía o con otra… pero en algunas cosas seguimos igual.

Y una de las rutinas que nunca cambian es la del juego ¿Tú qué preferirías? Ese juego en el que le preguntas a alguien qué preferiría elegir entre dos opciones.

Más de 15 años de amistad dan para muchos ¿Tú qué preferirías?

Y es que un paseo por Pacific Palisades en Santa Mónica sienta mejor si es con un puñado de risas.

Seguir Leyendo

Soñando contigo – Kiko Navarro feat. Concha Buika

por

Después de unos días en los que el sarcasmo y el humor incomprendido estaban invadiendo las teclas de mi teclado vuelvo a mis andadas musicales dejando de lado esa sátira que parece que no todo el mundo entiende.

sarcasmo

Me estaba acordando de mi época festiva de finales de los 90 y principios de la década del 2000 en el que hubo un vació musical, respecto a mis gustos, a la hora de salir y explotar el repertorio ridículo de bailes que se llevaban en aquellos años.

Valencia era una ciudad en donde La ruta del Bakalao había reventado, cual burbuja inmobiliaria, y se resistía a dejarnos. La música máquina estaba muerta y había derivado en lo que mucha gente llamaba cantaditas. Nunca me gustó esa época.

Entonces, llegó el house, con todas sus variantes, que se fue imponiendo poco a poco. Me hice fan de todas esas canciones en las que aún se cantaba y se hacía música de verdad sin tanto sonido inventado en un ordenador. En esas canciones escuchas voces de negras, coros, bajos que llevan la base de la canción, un tío que soplaba el saxofón y se dejaba los pulmones  o el típico mamporreo de los timbales a dos manos.

housemusic

Seguir Leyendo

Hazte gay

por

Lo digo, así sin rodeos y sin ir a malas, desde el cariño. Hazte gay, maricón, mariquita, bujarrilla… Llámalo como quieras pero siempre con confianza de saber cómo lo dices y a quién.

godgays

Ser heterosexual empieza a ser un quebradero de cabeza. Empieza a ser un trabajo en el que cada día tienes que esforzarte más y mejor si quieres llegar a final de mes y tener tu recompensa. A las mujeres ya no hay quien las entienda, de hecho ni entre ellas se entienden. Eso unido a los nuevos estereotipos masculinos que cada cierto tiempo aparecen. Que si el metrosexual -mariquita no declarado que ha ido degenerando en nuevos especímenes- que si el lumbersexual, que si el barbas de vagabundo rollo hipster que ni él mismo sabe lo que eso significa, que si su polla en vinagre y que si la polla de la polla en vinagre al cuadrado… Yo ya me pierdo y ser uno mismo empieza a ser algo demasiado lineal y aburrido para conquistar a una mujer.

david

Seguir Leyendo

No comas más

por

Llevaba un tiempo queriendo escribir un poco sobre el hecho de ser vegetariano, vegano o cualquier otra palabra que terminara en ano. Sí, todo lo que acaba en ano siempre estará de moda ya sea por un motivo o por otro. Cuestión de gustos en la comida.

carne

Ya que has llegado a este blog no te voy a hacer perder el tiempo hablándote de anos, sexo anal, defecaciones, culos operados o cosas así. Quizás otro día.

Finalmente, me he decantado por escribir sobre la comida. De verduras, carne y esas cosas.

Aunque me dirija a ti también me dirijo a mí en un ejercicio de autocrítica y concienciación personal.

No sé si os lo habéis planteado alguna vez, pero… ¿Habéis pensado en dejar de comer carne? Yo he tenido unas cuantas fases, por diversos motivos, en las que apenas como carne y otras en las que he dejado de comerla por completo así como los productos derivados de ella. Adiós a ese jamoncito serrano que te pones en las tostadas, adiós a ese vaso de leche matutino repleto de cereales, adiós a ese filetito de ternera hecho a la brasa… Seguir Leyendo

De pesca por Winnipeg

por
019

Una de las cosas que me apetece hacer desde que llegué a Winnipeg -y que aún sigue pendiente- es poder patinar sobre hielo en un río congelado y no en una de esas pistas artificiales cutres que montan en las ciudades calurosas para paliar tal carencia.

Al menos, he podido empezar el año con muchas risas yéndome a pescar y pasando el día con unos amigos. Gran día para recordar.

Aquí un pequeño resumen.

Seguir Leyendo

El patio de mi casa

por

Me estaba acordando de esa canción de cuando era pequeño que decía:

El patio de mi casa
es particular
cuando llueve se moja
como los demás…”

Si es que mi infancia ya empezó hablando de patios.

el patio

La canción sigue así (y te dejo que la cantes en voz alta para que rememores y recuerdes que una vez fuiste un ser diminuto y no el carcamal que lee un blog de mala muerte como el mío):

“Agáchate,
y vuélvete a agachar,
que los agachaditos
no saben bailar.
Hache, I jota, ka
ele, elle, eme, a,
que si tú no me quieres
otro amante me querrá.

Hache, I jota, ka
ele, elle, eme, o,
que si tú no me quieres
otro amante tendré yo.

Chocolate, molinillo
corre corre, que te pillo
A estirar, a estirar
que el demonio va a pasar”

Seguir Leyendo

Mis amigos los monos

por

Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que los humanos eran animales de verdad y qué pena da ver en la especie en la que nos hemos convertido ahora. Aquellos tiempos en los que éramos peludos y en los que no articulábamos palabra alguna. Porque, seamos sinceros, algunos humanos que tienen la capacidad de hablar y comunicarse bien sabemos que no lo merecen.

evol1

Somos la gran mentira de la evolución de la naturaleza.

Sí, tengo complejo de mono y maldigo el momento en el que el primer Australopithecus se irguió sobre sus dos piernas prosperando en las sabanas arboladas de África aunque, éstos, no tienen culpa de nada.

Seguir Leyendo

Leño – Cucarachas

por

Hoy empiezo una sección nueva en mi blog en donde le escribo a la música. Porque la música es vida y energía y en mi blog intento, muchas veces sin conseguirlo, que las palabras te despierten igual que lo hace esa canción que tanto te gusta y te engancha. Ya lo decía Friedrich Nietzsche: Sin la música la vida sería un error.

Por cercanía familiar y, a modo de tributo hacia mi tío Ramiro, he decido empezar con una canción que, aunque ya tiene sus años, debería sonar cada mañana en la melodía de los despertadores de nuestras casas para recordarnos que no estamos solos.

leño ico red

Seguir Leyendo

1 2 3 5
Go to Top